El intestino se caracteriza por albergar una microbiota compleja y dinámica que, entre otras tiene como función proteger al huésped de trastornos intestinales. Un microbiota endógena madura y equilibrada, también es importante en el mantenimiento de una actividad deseable del sistema inmune. La perturbación de la microbiota intestinal puede tener un impacto en la fisiopatología de una variedad de trastornos gastrointestinales. Para recuperar el equilibrio de la microbiota, debido a una dieta inadecuada, tratamientos de radioterapia, tratamiento antibiótico, situaciones de estrés y otros, el consumo de probióticos y prebióticos específicos ha demostrado ser eficaz. Se ha demostrado en muchos estudios el modo de acción de las bacterias probióticas específicas y de determinados ingredientes prebióticos y sus efectos en la modulación de la flora intestinal en humanos y animales. Durante más de tres décadas, se han descrito y evaluado muchos microorganismos probióticos; el término prebiótico sólo se ha identificado, caracterizado y evaluado recientemente en estudios de intervención humana.

Un producto que contiene probióticos y prebióticos se denomina simbiótico, y los tres se encuentran dentro de la gama de los llamados alimentos funcionales, que producen efectos beneficiosos a la salud superiores a los de los alimentos tradicionales.

PROBIÓTICOS: Los probióticos son aquellos microorganismos vivos que, al ser agregados como suplemento en la dieta, en una cantidad y forma adecuadas, afectan en forma beneficiosa al desarrollo de la flora microbiana en el intestino. Los probióticos estimulan las funciones protectoras del sistema digestivo. Son también conocidos como bioterapéuticos, bioprotectores o bioprofilácticos y se utilizan para prevenir las infecciones entéricas y gastrointestinales. Las especies más utilizadas son: Lactobacillus, Bifidobacterium, la levadura Saccharomyces boulard y algunas especies de Escherichia coli y bacilli.

Los Probióticos han sido consumidos por centurias alrededor del mundo, en forma de alimentos fermentados o cultivados como yogur, queso cottage y leche de granos. Hoy día, existe evidencia científica que da soporte a la habilidad de los probióticos para aumentar la resistencia del organismo a patógenos entéricos (intestinales), acelerar la recuperación del tracto gastro-intestinal después de un tratamiento con antibióticos; estimular el sistema inmune; mejorar el sistema urinario y la salud vaginal y asistir al aparato digestivo en la digestión de la lactosa (proteína de la leche). Los probióticos mas conocidos son el Lactobacillus, encontrado primariamente en el intestino delgado y la Bifidobacteria en el intestino grueso.

¿Cómo actúan los probióticos? El sistema de defensa del organismo contra las sustancias extrañas se conoce como sistema inmune. Más de dos terceras partes del sistema inmune del organismo se encuentra en el intestino. De hecho, el tubo digestivo (estómago, intestino delgado y grueso) está en contacto con el exterior a través de una extensa superficie. Los alimentos pueden ser un factor de agresión hacia el intestino junto con los microorganismos (bacterias, virus y hongos). La flora bacteriana intestinal está formada por millones de bacterias que proliferan en el interior del intestino grueso y fermentan diferentes elementos produciendo sustancias beneficiosas para la salud. Estas bacterias intervienen en el desarrollo normal del sistema inmunitario y en la regulación de la respuesta del organismo ante los patógenos (microorganismos perjudiciales para la salud). La flora intestinal participa en diversos procesos fisiológicos como la digestión y movimientos del tubo digestivo así como en la producción de algunas vitaminas. Los probióticos actúan a nivel del tubo digestivo estabilizando la composición de la flora bacteriana e incrementando la resistencia del organismo frente a los patógenos, y mejorando y activando las defensas. Los probióticos producen sustancias que ayudan a combatir algunas bacterias potencialmente patógenas, producen vitaminas y enzimas digestivas.





Utilidad práctica de los probióticos en la salud: La principal utilidad de los probióticos es el tratamiento y la prevención de infecciones intestinales, aunque también han demostrado tener un papel importante en el buen funcionamiento del sistema inmune, como también, en otras enfermedades digestivas no infecciosas así como en afecciones de otros órganos (alergias, eczemas, vaginitis, cistitis).
Actualmente, los probióticos han demostrado ser útiles y beneficiosos en:
  • Tratamiento de diarrea aguda infecciosa en niños y adultos
  • Prevención de la diarrea asociada a antibióticos en niños y adultos
  • Algunas enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, reservoritis)
  • Mejora de los síntomas debidos a la mala digestión de la lactosa
  • Mejora de algunos síntomas del síndrome del colon irritable
  • Prevención de la enterocolitis necrotizante en recién nacidos prematuros.
  • Prevención de infecciones urinarias y del tracto genital, sobre todo en mujeres
  • Disminución de fatiga, debilidad, períodos de diarrea, aumento de niveles de linfocitos CD4 y otros indicadores inmunológicos, en pacientes portadores de VIH.

    Otras situaciones en las que los probióticos podrían ser útiles en un futuro, pero donde aún se necesitan más estudios que avalen su eficacia, son:
  • Disminución de los síntomas de asma y otras enfermedades de base alérgica
  • Prevención y disminución de la gravedad de las infecciones en recién nacidos prematuros
  • Disminución de las complicaciones (sobre todo infecciosas) en pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos
  • Prevención de las infecciones en pacientes con cirrosis hepática
  • Mejorar los síntomas en pacientes con artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas de tipo inflamatorio.
  • Prevención de la aparición de tumores
  • Disminución de los niveles de colesterol.

    Por otro lado, en personas sanas el consumo de probióticos puede ayudar a mantener la salud por ejemplo en:
  • Reducir el llanto en niños con cólicos del lactante
  • Reducir los episodios de fiebre y diarrea en niños
  • Reducir la duración de los resfriados pero no su frecuencia.

    Respecto a la seguridad de los probióticos y simbióticos, la balanza de beneficios frente a los riesgos está claramente inclinada hacia los primeros ya que el riesgo de infección es bajo, incluso en pacientes inmunodeprimidos. No obstante, existen grupos seleccionados de pacientes en los cuales todavía se recomienda emplear con precaución.

    PREBIÓTICOS: Los prebióticos son definidos como "ingredientes no digestibles que afectan beneficiosamente al organismo mediante la estimulación del crecimiento y/ actividad de una/o varias cepas de bacterias en el colon, mejorando la salud". Son fundamentalmente fructo y galacto oligosacáridos. Incluida en este concepto está la fibra dietética.

    Los prebióticos son muy importantes, pues como lo hemos señalado líneas atrás estimulan el crecimiento de los probióticos (bacterias benéficas como Lactobacillus y Bifidobacterium) en el colon. Los dos prebióticos más estudiados son los fructo-oligosacáridos o FOS conocidos como oligofructosa e inulina. Son carbohidratos presentes en vegetales como ajo, cebolla, puerro, espárrago, alcachofas, raíz de achicoria, tomates, plátanos, etc. Si se analizan los hábitos de alimentación de la población general, se estima que la cantidad que se consume de FOS es de unos 800 miligramos al día (0.8 gramos), cuando los expertos recomiendan ingerir entre 2 y 6 gramos. La estructura molecular de la inulina resiste a la digestión en la parte superior del intestino, lo que evita su absorción y le permite continuar su recorrido intestinal hasta que llega al colon, donde se convierte en alimento para las bacterias benéficas allí presentes.

    RELACIÓN PREBIÓTICO-PROBIÓTICO: Es responsabilidad de la microflora intestinal, fundamentalmente las bifidobacterias y los lactobacilos, la producción de AGCC (ácidos grasos de cadena corta) y ácido láctico, como consecuencia de la fermentación de carbohidratos no digeribles. Estos productos disminuyen el pH en el colon creando un ambiente donde las bacterias potencialmente patógenas no pueden crecer y desarrollarse. Los prebióticos constituyen el sustrato fundamental (el “alimento”) de las bacterias probióticas. La combinación de prebióticos con probióticos se ha definido como simbiótico, la cual beneficia al huésped mediante el aumento de la sobrevivencia e implantación de los microorganismos vivos de los suplementos dietéticos en el sistema gastrointestinal. Aún está poco estudiada esta combinación, que podría aumentar la supervivencia de las bacterias en su fase de tránsito intestinal y por tanto, aumentaría su potencialidad para desarrollar su función en el colon. Se ha descrito un efecto sinérgico entre ambos, es decir, los prebióticos pueden estimular el crecimiento de cepas específicas y por tanto contribuir a la instalación de una microflora bacteriana específica con efectos beneficiosos para la salud.

    Para conocer más acerca de Probióticos y Prebióticos puede consultar los siguientes artículos y documentos:

  • Probióticos: Utilidad clínica
  • Los Probióticos: los microorganismos protectores intestinales
  • Probióticos y Prebióticos. Organización Mundial de Gastroenterología. Documento descargable.
  • Consenso Científico sobre Probióticos. Sociedad Española sobre Probióticos y Prebióticos.
  • Microbiota Autóctona, Probióticos y Prebióticos
  • Prebióticos y Probióticos, una relación beneficiosa
  • Probióticos y Prebióticos en la Práctica Clínica
  • Prebióticos y Probióticos: Bacterias Saludables




    FemFlora
    Formula Probiótica Femenina


    FemFlora es un suplemento probiótico mejorado para mujeres, cuenta con múltiples especies de lactobacilos para reforzar la flora de la boca, del tracto gastrointestinal y de la vagina. Las cepas del lactobacilo han sido estudiadas por su rol en el refuerzo y el mantenimiento de la salud vaginal. Estas cepas pueden proteger la zona urogenital al excretar biosurfactantes que ayudan a mantener los tejidos limpios y sanos.
    Esta nueva formulación FemFlora contiene múltiples especies de lactobacilos para apoyar la flora de la boca, el tracto gastrointestinal y la vagina. Tanto las cepas Lactobacillus reuteri y Lactobacillus rhamnosus han sido estudiados por su papel en el apoyo y el mantenimiento de la salud vaginal. Ya en este sentido es muy bien conocido el rol que juega Lactobacillus acidophilus.
    Otra cepa de esta nueva fórmula, L. plantarum, parece ser una cepa predominante en la mucosa intestinal y oral. Los estudios demuestran que compite con otras bacterias y, por lo tanto, puede influir en la inmunidad intestinal y sistémica.

    Dado que hoy día ha quedado claramente establecida la conexión entre la salud intestinal y la salud en general, los probióticos pueden jugar un papel importante en el mantenimiento de ambos, por lo que se recomiendan probióticos para ayudar en la salud intestinal, la salud urogenital, y la salud general. Los probióticos ayudan en el establecimiento de poblaciones saludables de las bacterias "amistosas" o benéficas, con lo cual se refuerza el sistema inmunológico o sistema de defensa del cuerpo, cuestión muy importante pues bien vale recordar que el 70% de éste se encuentra en el sistema digestivo.

    Muchas mujeres -y por supuesto también los hombres- se pueden beneficiar de un suplemento probiótico tomado regularmente. Las investigaciones más recientes sugieren que los probióticos funcionan mejor cuando se toma con el estómago lleno. Las bacterias lácticas son sensibles a la acidez extrema por lo que su paso por el estómago hacia el intestino es más fácil cuando los jugos gástricos han sido neutralizados por los alimentos.

    FemFlora está diseñado específicamente para el cuerpo femenino. ¡Pruébelo hoy!

    Ver más información del producto...



    Probiotics Ultimate 15 Strain con Minerales Traza y
    Proporciona alimento vivo a su intestino para un soporte óptimo.


    La microbiota gastrointestinal es un complejo ecosistema compuesto por microorganismos capaces de promover efectos beneficiosos para la salud y otros, considerados patógenos por su capacidad de afectar al hospedero1. Entre sus funciones destacan: 1) fermentación de residuos de la dieta y mucinas endógenas; 2) recuperación de energía por generación de ácidos grasos de cadena corta; 3) protección contra colonización e invasión de patógenos y 4) desarrollo, estimulación y modulación del sistema inmune. El sistema digestivo tiene normalmente mas de 400 especies de bacterias (buenas y malas), que trabajan en armonía para el mantenimiento de la salud. A las bacterias buenas o “beneficiosas” se les llama también Probióticos.
    Parte de esta microbiota gastrointestinal es la microbiota gástrica, identificándose especies de los phyla Firmicutes, Proteobacteria, Actynobacteria y Fuso-bacteria y, levaduras.
    Entre las especies más frecuentes en el tracto gastrointestinal están Helicobacter pylori, Lactobacillus spp, Bifidobacterium spp, Peptostreptococcus spp, Sarcina spp, especies no patógenas de Streptococcus spp y Staphylococcus spp, y levaduras como Candida spp. Entre las bacterias "malas" se destaca H. pylori por asociarse con patologías gástricas como úlcera péptica, linfoma de MALT y cáncer gástrico.
    Entre las bacterias "buenas", por los que se les denomina Probióticos o Probióticas está el género Lactobacillus, constituido por bacterias acido-lácticas, que crecen en diversidad de condiciones y forman parte de la microbiota normal de la boca, tracto gastrointestinal y genitourinario humano. En el estómago es posible encontrarlo en concentraciones de 0 a 103 UFC por m3 de contenido gástrico. Sus características ácido-resistentes, le ayudan a persistir en el estómago más tiempo que otras bacterias. Lactobacillus spp puede ayudar a prevenir o tratar diversas enfermedades gastrointestinales, ya sea, impidiendo la ocupación de sitios específicos, produciendo sustancias antagónicas o modulando la respuesta inmune. Producen metabolitos conocidos como sustancias antagónicas, entre ellos, ácidos grasos de cadena corta (AGCCs) y peróxido de hidrógeno (H202). Uno de los AGCCs es el ácido láctico, que disminuye el pH impidiendo el desarrollo de diversos microorganismos. Su capacidad para colonizar epitelios también ha sido destacada y se relaciona con una alta hidrofobicidad de superficie, como se ha descrito para otros microorganismos con propiedades similares. Para mencionar un caso ampliamente documentado es el relacionado con las propiedades anti-Helicobacter pylori que presentan cepas específicas de Lactobacillus, según lo cual Lactobacillus spp puede ejercer efecto bactericida sobre H. pylori a través de la liberación de bacteriocinas e inhibir su adherencia a células epiteliales. Se ha demostrado que también presenta efecto anti-H. pylori inhibiendo su ureasa, o produciendo H202, molécula que induce muerte bacteriana mediante un mecanismo de defensa antimicrobiano inespecífico (Gotteland M, Brunser O, Cruchet S. Systematic review: are probiotics useful in controlling gastric colonization by Helicobacter pylori. Aliment Pharmacol Ther: 2006; 23: 1077-86).

    Ultimate 15 Strain del Dr. Stephen Langer, incluye una cepa probiótica que es más de cuatro veces el número de cepas y más del doble del número de UFC en comparación con los principales productos probióticos. Si bien algunos suplementos contienen una sola cepa de Lactobacillus, Ultimate 15 Strain contiene ocho. Mientras que otros ofrecen sólo dos cepas de bifidobacterias, esta fórmula ofrece cinco. También ofrece Streptoccocus thermophilus, uno de los primeros probióticos usados en la actividad de los fermentos cuyo uso superó ya los 100 años.
    Ultimate 15 Strain, contiene también fructo-oligosacáridos (FOS) prebiótico y ConcenTrace ® oligoelementos. Los Prebióticosos (sustancias no digeribles que brindan un efecto fisiológico beneficioso al huésped, estimulando selectivamente el crecimiento favorable o la actividad de un número limitado de bacterias autóctonas ) y minerales son importantes porque no sólo en la mayoría de nosotros faltan estos nutrientes en nuestra dieta, sino que son absolutamente vitales para los procesos enzimáticos necesarios para la digestión saludable y el mantenimiento de las bacterias beneficiosas.

    Ver más información del producto...


    ProBiotic-4
    Cuatro selectas sepas de Probióticos para una salud intestinal óptima.
    Cápsulas vegetarianas; sin leche.

    Probiotic-4
    es un espectro amplio de probióticos que proporciona 3 mil millones de organismos viables de bacterias beneficiosas de cuatro cepas selectas incluyendo Lactococcus lactis, Lactobacillus casei, Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium bifidum todo en cápsulas vegetales fáciles de tomar. Entrega 3 mil millones de organismos viables de bacterias beneficiosas.

    Entre los Probióticos que contiene ésta formula, mencionemos tan solo a manera de ejemplo Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium bifidum, para recordar que Lactobacillus acidophilus es la bacteria dominante en el intestino delgado, donde se hace la mayor parte de la digestión, mientras que Bifidobacterium bifidum reside en el intestino grueso donde se procesan los desechos para ser evacuados. Ambas se consideran probióticos, que singnifica “a favor de la vida” y son muy necesarias a la hora de mantener la salud intestinal y general, ya que constituyen la primera línea de defensa de nuestro cuerpo contra los microorganismos potencialmente dañinos que se inhalan o ingieren. El equilibrio de nuestra flora bacteriana, puede alterarse durante períodos de estrés, dieta inadecuada, y consumo de medicamentos, y como consecuencia se puede producir una serie de trastornos como diarrea, retortijones, gases, pirosis e infección, etc.
    Contiene además, Prebióticos NutraFlora scFOS ® ® (fructooligosacáridos de cadena corta) que proporciona mínimos del 95% de fructooligosacáridos total.

    Ver más información del producto....

    ProLacto Acidophilus
    Promueve la salud intestinal


    Las bacterias tiene una connotación negativa, porque la mayoría se asocian con infecciones y problemas de salud. Las bacterias intestinales son necesarias para la salud corporal y en la prevención de la enfermedad. En años recientes diferentes cepas de bacterias resistentes a los fármacos han surgido debido a un uso excesivo y el mal uso de los antibióticos. La mayoría de las veces las bacterias pueden coexistir sin causar daño. Y hay determinadas bacterias que son necesarias para mantener una condición saludable del cuerpo que ayudan a mantener las bacterias negativas bajo control.
    Lactobacillus acidophilus es una bacteria esencial en el mantenimiento de una flora intestinal sana. Acidophilus es primariamente la bacteria amiga que se encuentra en el tracto intestinal y la vagina. Ayudan a proteger el cuerpo de una invasión de la cándida y otros gérmenes que invaden y viven en el cuerpo.
    Lactobacillus acidophilus ayuda mediante la adhesión a la pared intestinal previniendo la acción de bacterias y otros patógenos que causan enfermedad. Cubren el revestimiento de los intestinos sin dejar espacio para que organismos perjudiciales puedan alojarse. Cuándo las buenas bacterias están reducidas en número en el tracto intestinal, el espacio queda libre para la invasión de los organismos patógenos. También ayudan a comer toda la reservas de alimentos y matar de hambre a las bacterias malas. Acidophilus también es responsable de producir ácido acético que disminuyen el pH natural en la intestinos y desalienta el crecimiento de las otras bacterias malas que prosperan en un ambiente más ácido. Lactobacillus acidophilus, junto con otras bacterias beneficiosas, produce antibiótico sustancia que trabaja contra otras bacterias, virus, protozoos y hongos. Ellos trabajan para proteger el cuerpo de los invasores.
    Como hemo señalado, Lactobacillus acidophilus es la forma más común y mayoritaria de bacterias beneficiosas que se encuentran en el intestino delgado. Se estima que un colon sano debe contener al menos 85% de lactobacillus y 15% de bacterias coliformes. La mayoría de las personas carecen de los niveles necesarios de Lactobacillus que contribuye a trastornos digestivos tales como gases, distensión abdominal, estreñimiento, mala absorción de nutrientes y acidez. Bacterias Acidophilus también ayudan a desintoxicar de algunas sustancias dañinas en el tracto gastrointestinal. Ellos también ayudan en la digestión de proteínas lo cual es esencial para la producción de enzimas esenciales hechas en el cuerpo. Lactobacillus acidophilus también ayuda en la fabricación de vitaminas B tales como B1, B2, B3, B12 y ácido fólico.
    La flora intestinal puede verse afectada por diversos elementos. El uso excesivo de antibióticos, anticonceptivos orales, el consumo excesivo de azúcar, aspirina, antihistamínicos, cortisona, prednisona, café y estrés, pueden contribuir todos a un desequilibrio en la flora bacteriana del tracto gastrointestinal. Cuando las bacterias amistosas están en bajo número en el organismo, sustancias perjudiciales no pueden ser excretados del cuerpo que conduce a condiciones insalubres. En resumen, cuando Lactobacillus acidophilus está en niveles adecuados en nuestro organismo (tracto digestivo), contamos con una valiosa y mayor protección contra la infección y la enfermedad.

    ProLacto Acidophilus es un suplemento de Acidophilus que suministra 4 mil millones de UFC en cápsulas vegetales; una carga útil probiótica, de forma segura para la parte inferior del tracto intestinal, donde ejercen sus efectos protectores. No necesita refrigeración.
    A las mujeres de cualquier edad y condición, se les sugiere tomar cantidades moderadas de Lactobacillus acidophilus, pues cantidades excesivas podrían ocasionar alteraciones en el pH vaginal, pudiendo originar una acidificación cada vez más extrema que provoca lactobacilosis o vaginosis citolítica.

    Ver más información del producto....

    Si desea conocer más acerca de Lactobacillus y sus beneficios, puede consultar los siguientes artículos:

  • Bacilos de Döderlein o Lactobacilos y su rol en la prevención y tratamiento probiótico de la infección vaginal
  • Lactobacilo
  • Propiedades probióticas de Lactobacillus spp aislados de biopsias gástricas de pacientes con y sin infección por Helicobacter pylori











  • Ubícanos en Bogotá D.C. Colombia: Ubícanos en Bogotá D.C. Colombia:

    Amplíalo con un clic

    Distribuidores Independientes Internacionales
    de
    Factores de
    Transferencia
    y
    Productos Naturales
    para la
    Salud
    y
    el Bienestar


    E-mails: epedraza@colombialomejor.com
    epedraza2006@gmail.com
    eduardopedraza2007@hotmail.com
    eduardopedraza2007@yahoo.com

    Messenger:
    eduardopedraza2007@hotmail.com
    eduardopedraza2007@yahoo.com

    Skype:
    eduardo.pedraza
    (llamada telefónica, videoconferencia y chat gratuitos de PC a PC desde cualquier parte del Mundo)
    Teléfonos:
    Celular:

    310 337 7049
    310 859 3076
    317 481 5723
    301 440 3417
    Fijos
    372 7271
    278 7852
    286 3237
    Telefax
    3727271
    281 4335
    Bogotá, D.C.
    Colombia

    Si llama desde el Exterior, marque antes el Indicativo 57 y luego agregue el número de teléfono celular correspondiente; si es a fijos agregue antes el 571.

       

    La información contenida en esta Web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnóstico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.
     

    INICIO  |  CONTÁCTENOS

    Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
    Todos los Derechos Reservados.