Emociones básicas y Emociones derivadas.

Estrés significa presión o tensión nerviosa. La vida constantemente nos está sometiendo a presiones. En las personas, el estrés puede ser físico (por ejemplo, una enfermedad), emocional (por ejemplo, el dolor por la muerte de un ser querido), o psicológico (por ejemplo, el miedo).
Los individuos varían en su capacidad para manejar el estrés. La forma en que usted percibe una situación y su estado de salud física general son los dos factores principales que determinan cómo va a reaccionar a un acontecimiento estresante o al estrés frecuente. Los genes (lo que se conoce como predisposición psicobiológica) y las cosas que le ocurrieron en su infancia (por ejemplo, el maltrato o abandono), aún antes de nacer, pueden afectar la forma en que usted maneja las situaciones estresantes—posiblemente haciéndole que reaccione exageradamente-. El comer excesivamente, fumar, beber y no hacer ejercicio—todo lo cual puede ocurrir cuando está bajo tensión—también puede aumentar los efectos negativos del estrés.

Alostasis es el proceso por el cual el cuerpo reacciona al estrés, bien sea agudo (a corto plazo) o crónico (a largo plazo). Tanto alostasis como carga alostática son conceptos relativamente nuevos que tratan de explicar las respuestas fisiológicas al estrés. Literalmente alostasis significa permanecer estable durante el cambio y constituye una extensión del concepto de homeostasis y representa el proceso de adaptación de sistemas fisiológicos complejos a desafíos o amenazas físicas, psicológicas y ambientales.
La reacción más conocida al estrés agudo es la de “luchar o huir” que surge cuando se percibe una amenaza. En ese caso, la reacción al estrés hace que el cuerpo envíe varias hormonas (por ejemplo, cortisol y adrenalina) a la circulación sanguínea. Estas hormonas intensifican su concentración, su capacidad de reaccionar y su fuerza. También aumentan el palpitar del corazón y la presión sanguínea, y agudizan su sistema inmune y la memoria. Después de haber enfrentado el estrés a corto plazo, el cuerpo regresa a la normalidad. Sin embargo, el estrés a largo plazo o crónico presenta un problema. Si usted frecuentemente enfrenta desafíos y el cuerpo está constantemente produciendo niveles más elevados de hormonas de estrés, no tiene tiempo de recuperarse. Estas hormonas se acumulan en la sangre y, con el tiempo, pueden causar problemas de salud serios.
Los cambios en el cuerpo que ocurren durante los momentos de estrés pueden ser muy beneficiosos cuando ocurren por corto tiempo. Pero cuando esto sucede por mucho tiempo, la sobre producción de las hormonas de estrés puede perjudicar su salud. El efecto a largo plazo del estrés crónico (llamado carga alostática) causa desgaste y deterioro del cuerpo.

Desde los modelos de la medicina actual, se considera que cualquier trastorno físico está asociado de forma más o menos directa a factores psicológicos, de donde resulta la necesidad de abordar el estudio y tratamiento de las enfermedades orgánicas desde un modelo biológico, psicológico y social. Si bien es necesario reconocer que no todos los trastornos orgánicos tienen su origen en la misma medida en factores psicológicos, no es menos cierto que el estrés tiene una gran relación con ese tipo de enfermedades, bien como agente desencadenante de las mismas, bien como factor que agrava las consecuencias de la enfermedad. Tal es el caso de las enfermedades de tipo crónico como cardiopatías, accidentes cardiovasculares, cáncer, etc., que están determinadas en gran medida por factores ambientales, sociales y conductuales, pero en las que el estrés actúa como un desencadenante.

Como lo señala el Profesor Oakley Ray -profesor asociado de Farmacología en la Universidad Vanderbilt de los Estados Unidos y secretario ejecutivo de la American Association of Neuropharmacology y del Colegio Internacional de Neuropsicofarmacología- la mente no es algo etéreo que está sobre la cabeza. Lo que llamamos mente es el resultado del funcionamiento del cerebro: los pensamientos, las creencias, las ideas, las esperanzas, resultan de actividades eléctricas y químicas que tienen lugar en las células nerviosas del cerebro. Entonces, cuando cambiamos nuestros pensamientos cambia nuestro cerebro, cuando cambia nuestro cerebro cambia nuestro cuerpo (al cambiar nuestra mente estamos cambiando nuestra biología), lo que significa que, lo que creemos, lo que pensamos, tiene efectos tanto positivos como negativos sobre nuestra salud física; de tal manera que tal como lo sabían los antiguos y es cada vez es más aceptado hoy día por la ciencia y la gente en general, la mente tiene un gran poder, pudiendo controlar la vida y la muerte, la salud y la enfermedad. Como reitera el Profesor Ray, "no nos morimos de cosas que nos pasan, nos morimos de cosas que nos hacemos a nosotros mismos."

Robert Ader, famoso inmunólogo, demostró, hace cerca de cuatro décadas, que se puede condicionar el sistema inmunológico de la misma manera en que se puede condicionar a un perro para que responda ante un sonido. De donde se puede deducir que si se puede condicionar al sistema inmunológico es que éste está bajo control del sistema nervioso. Y, a su vez, el sistema nervioso está bajo el control de nuestro pensamiento. Por ello es que cuando Ader enunció que hay una gran transformación en cómo vemos la relación entre nuestra mente y nuestra buena salud, nuestra mente y la enfermedad, revolucionó la percepción de la enfermedad y de su tratamiento; que ya no podía ni puede basarse en lo observado, es decir en lo meramente físico, sino que ante todo debía y debe basarse en lo "no observable físicamente" esto es, en lo emocional, mental o psicológico.

Según Ader, hay una infinidad de modos en que el sistema nervioso central y sistema inmunológico se comunican: sendas biológicas que hacen que la mente, las emociones y el cuerpo no están separados sino íntimamente interrelacionados.
Se está descubriendo que los mensajeros químicos que operan más ampliamente en el cerebro y en el sistema inmunológico son aquellos que son más densos en las zonas nerviosas que regulan la emoción. A cargo de estas investigaciones está el psicólogo David Felten. Él comenzó notando que las emociones ejercen un efecto poderoso en el sistema nervioso autónomo (SNA), que es el que regula diversas funciones del organismo. Detectó un punto de reunión en donde el SNA se comunica directamente con los linfocitos y los macrófagos, células del sistema inmunológico. Se descubrieron contactos semejantes a sinapsis, en los que los terminales nerviosas del SNA tienen terminaciones que se apoyan directamente en estas células inmunológicas. Este contacto físico permite que las células nerviosas liberen neurotransmisores para regular estas células (Goleman). Luego de diversos estudios, David Felten concluyó que sin esas terminaciones nerviosas el sistema inmunológico no responde como debería al desafío de las bacterias y los virus invasores. En resumen, el sistema nervioso no sólo se conecta con el sistema inmunológico, sino que es esencial para la función inmunológica adecuada.

Según nos lo recuerda el Médico Bioenergético Jorge Iván Carvajal, un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de la consciencia emocional. Y agrega: Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas. El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital. Por eso, la alegría -dice- es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. La alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.





Si desea conocer más acerca de la relación mente-cuerpo-enfermedad, puede consultar los siguientes artículos y documentos:
Cómo influyen las emociones en la salud. Daniel Goleman.
La ciencia de la psiconeuroinmunoendocrinologia. Cómo la mente enferma y cura al cuerpo.
De la mente a la célula: impacto del estrés en psiconeuroinmunoendocrinologia
Psiconeuroinmunoendocrinología y Síndrome del Estrés
Psiconeuroinmunoendocrinologia. Componente "Neuro".
Emociones y Salud
Emociones y salud. Revisión ampliada.
Emociones negativas y su impacto en la salud mental y física
Psiconeuroinmunoendocrinologia y el Transtorno Depresivo Mayor.
La Diabetes y su relación con el estrés

 






Tal como hemos reseñado en las líneas anteriores, el poder de la mente es tal que puede modificar la materia; de tal manera que estados de tensión y ansiedad permanentes generan cambios en nuestro organismo que terminan convirtiéndose en patologías dañinas para nuestra salud y bienestar.

Mientras vamos logrando ese estado de equilibrio y armonía integral en nuestra vida a través del ejercicio al aire libre, la meditación y oración, la alimentación sana, los pensamientos optimistas, el compartir con otras personas (familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo), etc., es posible que necesitemos apoyarnos en algún suplemento natural que nos permita lograr el reposo mental descanso que nuestro cuerpo necesita para recuperarse y entrar en un nuevo estado de paz, armonía y gozo interior. Si ese es su caso, puede optar por el uso de uno cualquiera de los productos naturales que a continuación presentamos.


5-HTP & Melatonina.
Un enfoque de dos niveles para un sueño saludable.


Los niveles saludables de Serotonina y los niveles de Triptófano (5-HTP) saludables se asocian con el estado de ánimo estable, lo cual ha sido muy bien documentado. Hay muchos investigadores que creen que un desequilibrio en los niveles de serotonina pueden influir en el estado de ánimo de una manera negativa incluso conducir a la depresión, problemas con el control de la ira, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), ansiedad, pánico y otros problemas emocionales.

El mantenimiento de los ciclos de sueño saludables es un serio desafío para muchos y una producción de serotonina saludable puede ser una clave importante. El Triptófano (5-HTP) se convierte en serotonina (un neurotransmisor que promueve el estado de felicidad y el bienestar general), lo que a su vez ayuda a fomentar la relajación y, naturalmente, el apoyo a los ciclos de sueño saludables. Sin la serotonina suficiente, el cuerpo no puede producir melatonina, que regula los ciclos de sueño y puede dar lugar a insomnio y frecuentes despertares durante la noche. Hay que tener presente que el triptófano (5-HTP) necesita la presencia de carbohidratos para llegar al cerebro y transformarse en serotonina.

El sueño saludable depende de niveles saludables de melatonina/serotonina, producida por la glándula pineal en el cerebro profundo. 5-HTP (L-5 hidroxitriptófano) es un precursor natural de la serotonina y por ende apoya los niveles saludables de este importante neurotransmisor. La glándula pineal se rige por el ritmo circadiano, la producción de serotonina durante las horas de luz a continuación, pasar a la melatonina durante toda la noche y de la noche. Por lo tanto, la combinación de 5-HTP con melatonina pura ofrece un enfoque de dos niveles para un sueño saludable, el apoyo a la producción de neurotransmisores naturales al tiempo que proporciona un poco más para obtener mejores resultados.

Ver más información del producto....

Melatonina
Ayuda a "resincronizar" los ritmos circadianos de sueño y vigilia, y favorecer así un sueño reparador.


La Melatonina es una hormona que el organismo humano produce a distintos niveles, sobre todo, en la glándula pineal del cerebro durante la fase oscura del día. Sus funciones biológicas son diversas, siendo una de ellas la de favorecer la propensión a un sueño reparador, al regular el ritmo circadiano; de tal manera que actúa para "resincronizar" los ritmos circadianos de sueño y vigilia, y favorecer así un sueño reparador.

Sobre su uso como complemento dietético, la opinión científica de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) destaca que hay evidencia que relaciona el consumo de la melatonina con la reducción del tiempo que se precisa para conciliar el sueño.

La Melatonina es una molécula que se sintetiza a partir del aminoácido triptófano. En fases previas, el triptófano se transforma en serotonina (5-hidroxitriptamina) por complejas vías metabólicas, un neurotransmisor conocido también como "hormona del humor o de la felicidad" y relacionado con el sueño saludable.

La concentración de serotonina en el cerebro es proporcional a la concentración de triptófano en el plasma y el cerebro. A su vez, la serotonina se convierte en la molécula N-acetilserotonina, precursora de la melatonina. Por ello es importante que la dieta sea fuente de triptófano, para que el organismo, de manera natural, pueda sintetizar las cantidades idóneas de serotonina y de melatonina. Son alimentos ricos en triptófano: huevos, pescados, legumbres (soja), frutos secos, frutas (plátano, piña, aguacate).

Dado que se distribuye por todo el cuerpo, su acción se extiende a la mayoría de los órganos del cuerpo humano. Según señalan los Expertos, la melatonina es una molécula con tal diversidad de funciones a nivel cronobiológico, endocrino, inmunológico, nutricional y cardiovascular, que todavía se desconocen muchos de sus efectos terapéuticos o posibles efectos secundarios a medio y largo plazo. Entre sus muchas funciones, la melatonina actúa sobre las funciones de la retina, controla el crecimiento tumoral, participa en la liberación de radicales libres, en la regulación de la tensión arterial, etc.

Ver más información del producto....

Sleep Essentials.
Apoyo natural al sueño con la ayuda de la melatonina y una combinación de hierbas relajantes.


Sleep Essentials es una fórmula avanzada que combina la melatonina, taurina y GABA con las más efectivos hierbas relajantes conocidas, como la pasiflora, valeriana, manzanilla, solideo y lúpulo.

La Valeriana (valeriana officinalis L.), se utiliza desde la Edad Media de manera generalizada por sus efectos sedantes y ansiolíticos, para calmar los estados de excitación y estrés y ayuda a conciliar el sueño cuando este trastorno es de origen nervioso. La Valeriana está indicada para estados de ansiedad, nerviosismo, insomnio o irritabilidad. Tiene además propiedades antiespasmódicas (relajante muscular) por lo que puede ser útil en enfermedades como la diverticulitis o la enfermedad de Crohn, ya que relaja los músculos intestinales y, por tanto, disminuyen los espasmos. En combinación con tilo (Tilia cordata, Tilia platyphyllos) y toronjil (Melisa officínalis L.) favorece la estabilización del ritmo cardiaco, por lo que resulta apropiada en caso de arritmias cardiacas.
Existen varios ensayos clínicos efectuados con los extractos de la raíz de valeriana y la mayoría de ellos  coinciden en apreciar una significativa reducción del tiempo necesario para conciliar el sueño, , sin riesgo de dependencia ni de efectos adversos, lo cual diferencia claramente la acción de la valeriana de la de los hipnóticos sintéticos  y benzodiacepinas (medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central SNC).

La Manzanilla (Chamomilla matricaria L, Chamomilla recutita L.) por sus propiedades sedantes suaves, resulta adecuada para aliviar los efectos físicos de naturaleza psicosomática producidos por la depresión, como pueden ser palpitaciones, acidez, dolor de cabeza, etc. Las propiedades sedantes de la manzanilla ayudan igualmente a disminuir los síntomas desagradables estomacales de la intoxicación alimentaria. Estas mismas propiedades pueden ayudar a relajar el intestino irritado o inflamado en enfermedades como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

La Pasiflora o flor de la pasión (Pasiflora caeurulea) se utiliza para todo tipo de problemas nerviosos, los problemas de sueño (insomnio), los malestares gastrointestinales (GI) relacionados con la ansiedad o el nerviosismo, para el trastorno generalizado de ansiedad (TGA) y para aliviar los síntomas relacionados con el síndrome de abstinencia de medicamentos narcóticos.
La pasiflora también se usa para las convulsiones, la histeria, el asma, los síntomas de la menopausia, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el nerviosismo y excitación, las palpitaciones, los latidos irregulares del corazón, la presión arterial alta, la fibromialgia y para aliviar el dolor. Algunas personas aplican la pasiflora a la piel para las hemorroides, las quemaduras, y para el dolor e hinchazón (inflamación).

El Lúpulo (Humulus lupulus) se ha utilizado como ayuda para dormir durante siglos. Los aceites volátiles de sus frutos secos tienen una acción sedante importante.

El Solideo o casquete (Scutellaria lateriflora) fue utilizada por los médicos del siglo XIX para tratar el dolor en los músculos, ligamentos y tendones. Su acción calmante se debe principalmente a su acción antiespasmódica. La Escutelaria reduce la tensión causada por estrés, la ansiedad y nerviosismo, promueve la paz interior, y contrarresta el insomnio. Debido a su acción antiespasmódica, también puede ser útil en el tratamiento de calambres menstruales, dolores de parto, y convulsiones. Debido a su uso para expulsar la placenta, no debe ser utilizado por mujeres embarazadas.

El GABA (ácido gamma-aminobutírico) es el principal neurotransmisor inhibitorio cerebral. Deriva del ácido glutámico. Se produce en las neuronas gabaérgicas en el cerebelo, los ganglios basales y muchas áreas de la corteza cerebral, también en la médula espinal. Actúa como un relajante natural al inhibir en el cerebro funciones que por estrés u otras circunstancias puedan encontrarse sobrecargadas produciendo hiperactividad, insomnio, problemas de concentración, de conducta o neuralgias.
Además, favorece la liberación de somatotropina (la hormona del crecimiento), una de las hormonas más importantes del cuerpo, que se produce y secreta en la glándula pituitaria o hipófisis. La somatotropina es, entre otras cosas, importante para el desarrollo muscular y tiene también propiedades de antienvejecimiento y para la prevención de enfermedades.

Ver más información del producto....





Ubícanos en Bogotá D.C. Colombia:

Amplíalo con un clic

Distribuidores Independientes Internacionales
de
Factores de
Transferencia
y
Productos Naturales
para la
Salud
y
el Bienestar


E-mails: epedraza@colombialomejor.com
epedraza2006@gmail.com
eduardopedraza2007@hotmail.com
eduardopedraza2007@yahoo.com

Messenger:
eduardopedraza2007@hotmail.com
eduardopedraza2007@yahoo.com

Skype:
eduardo.pedraza
(llamada telefónica, videoconferencia y chat gratuitos de PC a PC desde cualquier parte del Mundo)
Teléfonos:
Celular:

310 337 7049
310 859 3076
317 481 5723
301 440 3417
Fijos
372 7271
278 7852
286 3237
Telefax
3727271
281 4335
Bogotá, D.C.
Colombia

Si llama desde el Exterior, marque antes el Indicativo 57 y luego agregue el número de teléfono celular correspondiente; si es a fijos agregue antes el 571.

   

La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.
 

INICIO  |  CONTÁCTENOS

Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
Todos los Derechos Reservados.