La buena salud física o corporal significa que estoy libre de las enfermedades de la mente, el alma y el espíritu.

Según la Organización Mundial de la Salud OMS, «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades», de donde se deduce que la salud es un "bien" o estado integral, multimodal, complejo, del individuo en el que se entrelazan como un Todo sus condiciones espiritual, mental, emocional, social, económicas y físicas (corporal), en un entorno ambiental y sociocultural, que le permite sentir y disfrutar de la plenitud de la existencia. En sí, el más alto ideal humano.

La Salud puede ser entendida pues, como un estado de equilibrio no solamente físico, sino también psíquico y espiritual. En este sentido se puede decir que la salud es uno de los anhelos más esenciales del ser humano, y constituye la cualidad previa para poder satisfacer cualquier otra necesidad o aspiración de bienestar y felicidad, aunque la salud no puede ser identificada taxativamente como felicidad o bienestar simplemente. Asimismo, la salud es el medio que permite a los seres humanos y a los grupos sociales desarrollar al máximo sus potencialidades, esto es, como la condición de posibilidad que permite la realización del potencial humano de cualquier persona. No basta tener un cuerpo vigoroso o saludable; es preciso vivir a gusto "dentro" de él y con él. No es suficiente sentirse útil y tener una dedicación o trabajo; es necesario realizar una misión en la vida. Ni siquiera basta con perdurar en el tiempo; es necesario encontrarle  un sentido a la vida.

En el área de la medicina, la salud se define comúnmente como la capacidad de un organismo de responder eficientemente a los desafíos y eficaz de restaurar y sostener un “estado de balance,” conocido como homeostasis. Balance que solo es posible lograr y/o mantener cuando armonizamos cuerpo, mente, alma (emociones) y espíritu.

Infortunadamente para el propio individuo y para la sociedad, aún se mantiene la concepción de que mente y cuerpo constituyen entes separados, siguiendo el modelo biomédico de la salud y la enfermedad, según el cual “todas las enfermedades pueden explicarse a partir de problemas en procesos fisiológicos, resultado de heridas, desequilibrios químicos e infecciones bacterianas o víricas”, negándose de este modo cualquier influencia sobre la salud de procesos de índole emocional, psicológica o social.
Contrario a ésta percepción, los revolucionarios descubrimientos de Adler, lograron establecer la existencia de infinidad de modos en que el sistema nervioso central y el sistema inmunológico se comunican: sendas biológicas que hacen que la mente, las emociones y el cuerpo no estén separados sino íntimamente interrelacionados. El sistema inmunológico, el "gendarme" de nuestro cuerpo, detecta o identifica lo "bueno" y lo "malo", lo que le pertenece y de lo que no le pertenece. Las células del sistema inmunológico se desplazan en el torrente sanguíneo por todo el organismo, poniendo prácticamente en contacto a todas las otras células. Al encontrar células que reconoce como "amigas" las deja en paz, pero cuando encuentran células que no reconoce, las ataca al considerarlas "enemigas". El ataque en este caso nos defiende por ejemplo, contra los virus, las bacterias, los hongos, los parásitos, las células cancerosas, etc. Si las células del sistema inmunológico no logran reconocer algunas de las células del propio organismo y por "error" las ataca considerándolas "enemigas", se generan los trastornos autoinmunes, como el lupus, el VIH/Sida, la diabetes, la artritis, etc.. Y, si las células del sistema inmunológico, se ponen "sobre alerta", cuando "creen" estar frente a un "gran peligro" (ciertos alimentos, polvo, ácaros, frío o calor, etc.) presumiendo que existe un "feroz enemigo" al acecho, responden entonces de manera exagerada, produciendo los trastornos alérgicos, como el asma, la rinitis, dermatitis, etc.

El termino “Espiritualidad” es generalmente asociado con el bien estar espiritual, y es cada ves mas importante en un mundo convulsionado en el que, desafortunadamente, la materialidad ha sumido a individuos y sociedad en el desasosiego, la incertidumbre, la ansiedad, el estrés crónico, los miedos y temores infundados, etc.
En la civilización occidental y desde muy reciente también en la oriental (Japón, China), el inmoderado consumismo, el deseo de alcanzar éxitos y el miedo de perder lo que poseemos, constituyen dos de los mayores y más nefastos factores que atormentan nuestra mente, condicionando nuestros pensamientos, nuestras actitudes, nuestras acciones y por supuesto nuestra salud. Sin embargo, olvidamos que el amor, respeto y trato digno a los demás; el amor a sí mismo (autoestima), el respeto a la Naturaleza y el Medio Ambiente, al amor y excelencia hacia todo lo que se hace y cómo se hace (trabajo, estudio, etc.), una indispensable disciplina mental, el reconocimiento de la trascendencia de nuestras acciones y de nuestra propia vida, son requisitos indispensables para fundamentar nuestro bienestar y nuestra felicidad en los años de vida que transcurren entre nuestro nacimiento y nuestra muerte. Es preciso pues, buscar un equilibrio, tanto a nivel físico como a nivel mental y espiritual.
Bajo éstas condiciones la espiritualidad nos ayuda a responder a los eventos de mayor estrés e incertidumbre, promueve la salud y nos ayuda a adaptarnos a los desequilibrios de salud (trastornos o enfermedades). Cuando tenemos bienestar espiritual, somos capaces de agregar una razón y un valor a la vida, además de obtener y dar o compartir paz, armonía y contentamiento. De igual manera reflejamos o experimentamos las características humanas de compasión, honestidad, amor, sabiduría, y para muchos la existencia de una Luz o Guía espiritual. Por supuesto que cada persona tiene una dimensión espiritual única como parte de su proceso evolutivo en éste plano existencial.

A partir de la concepción antes descrita respecto a lo verdaderamente es y/o debería ser la salud, es claro que la mera exposición a un agente patógeno, por ejemplo un virus o bacteria, no tiene necesariamente que desembocar en la infección y desarrollo de enfermedad por parte del individuo expuesto, sino que dependerá del grado de vulnerabilidad inmunológica que éste presente, y a su vez, esa mayor o menor vulnerabilidad estará en relación con los hábitos de salud mental (optimismo, pesimismo, proactividad, indolencia, etc.), de salud emocional (alegría, tristeza, optimismo, pesimismo, seguridad, temor, etc.,), espiritual (paz interior), de cuidado de la salud física (dieta, tabaco, alcohol, práctica deportiva, horas de sueño, recreación, etc.), el ajuste psicológico (por ejemplo, los niveles de estrés) y social (disponibilidad de apoyo social, entre otros) de cada individuo.

Si bien nuestra vida se encuentra constantemente bajo la influencia de riesgos y circunstancias que pueden poner en peligro nuestro estado de bienestar general, tales como las condiciones genéticas hereditarias, el ambiente bioecológico y psicosocial donde nos encontramos inmersos, el cuidado diario para la salud que posee la persona y los estilos de vida o hábitos, es nuestra responsabilidad modificar todo comportamiento de riesgo hacia aquellos que sean saludables. Se considera que por lo menos el 84% de todos los factores que pueden causarnos la muerte pueden ser controlados por nosotros mismos. El único determinante de nuestra salud que no es posible de modificar es el factor genético.

Si desea consultar más acerca de los temas de salud, relación cuerpo-mente-espíritu y otros relacionados, le sugerimos revisar los siguientes artículos y documentos:
Medicina Holística
Salud Mental. Además puede descargar de aquí el libro de la Dra. Louise Hay: "Sana tu Cuerpo".
Salud y Nutrición
Salud Emocional y Salud Mental
Inteligencia Emocional en la Salud
Salud Mental y Equilibrio Emocional
La Salud y las Emociones
Las Emociones y la Salud Cardiaca
Emociones negativas y su impacto en la salud
Fibonacci y el Alma Humana: Lo intangible desvelado
Espiritualidad y Salud. Investigación
Salud y Enfermedad
Espiritualidad y Sistema Inmunológico
El Enfoque Bio-Psico_Social de la Salud








"Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura". Víctor Hugo.



Para una mujer, los cambios por la edad involucran niveles hormonales, cambios físicos en todo el aparato reproductor femenino y cambios psicológicos. Dichos cambios se producen en la intrincada relación entre las hormonas ováricas y las que son producidas por la hipófisis (en el cerebro).
La menopausia es una parte normal del proceso de envejecimiento de la mujer, pues los ovarios detienen la liberación de óvulos y los períodos menstruales cesan, proceso que la mayoría de las mujeres experimentan alrededor de los 50 años de edad, aunque se puede presentar antes de los 40 años en aproximadamente el 8% de las mujeres. A menudo, antes de la menopausia, los ciclos menstruales se vuelven irregulares.
Los ovarios se vuelven menos sensibles a la estimulación de la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Para tratar de compensar esa disminución en la respuesta, el organismo produce más de estas hormonas estimulantes de ovarios durante un período de tiempo, pero su nivel disminuirá finalmente.
Las hormonas producidas por los ovarios abarcan las diversas formas de estrógeno (incluyendo el estradiol), progesterona y andrógenos (incluyendo la testosterona). Estas hormonas también disminuirán alrededor de la época de la menopausia. Los ovarios continúan produciendo pequeñas cantidades de testosterona y algo de estrógeno. Las hormonas producidas por la hipófisis también disminuyen.
Dado que disminuyen los niveles hormonales, se presentan cambios en todo el sistema reproductor. Las paredes vaginales se vuelven menos elásticas, menos rígidas y más delgadas. La vagina se vuelve más pequeña. Las secreciones se vuelven escasas y acuosas. El tejido genital externo se disminuye y se adelgaza (atrofia de los labios).
Tanto en los hombres como en las mujeres, los cambios en el aparato reproductor están estrechamente relacionados con los cambios en el aparato urinario.

EFECTO DE LOS CAMBIOS: Antes de la menopausia, la fertilidad varía dependiendo de los niveles hormonales. Se dice que se ha presentado la menopausia cuando ha pasado un año sin un período menstrual y cuando ésta se presenta, se pierde la capacidad reproductora (la mujer ya no puede volver a quedar en embarazo).
Los síntomas que acompañan a la menopausia varían en gravedad y muchos de ellos son desencadenados por cambios hormonales. Sólo entre el 20 y el 30% de todas las mujeres presentan síntomas lo suficientemente graves como para que busquen asistencia médica.
Se presentan cambios en el tejido mamario de la mujer, al mismo tiempo que otros cambios reproductivos. Una mujer puede experimentar cambios en el deseo sexual (libido) y en su respuesta sexual, pero el envejecimiento no impide que la mujer sea capaz de tener o disfrutar de las relaciones sexuales. Muy a menudo, factores como la disponibilidad de un compañero, síntomas de resequedad vaginal y adelgazamiento de las paredes vaginales, al igual que factores psicológicos y sociales afectan la respuesta sexual de una mujer, más que los cambios directos por el envejecimiento.

PROBLEMAS COMUNES: Los músculos púbicos pierden tono y la vagina, el útero o la vejiga urinaria pueden "salirse" de su posición, lo cual se denomina prolapso vaginal, prolapso vesical o prolapso uterino, dependiendo de cuál estructura se caiga. Un prolapso de cualquiera de estas estructuras incrementa el riesgo de problemas como incontinencia urinaria de esfuerzo (escape de orina). La mayoría de los prolapsos se pueden tratar.
Se puede presentar irritación de los genitales externos (prurito vulvar). Las paredes vaginales se adelgazan, se secan y se pueden irritar (vaginitis atrófica). La relación sexual se hace molesta para algunas mujeres (dispareunia). Se presentan cambios en los niveles de microorganismos vaginales normales y hay un aumento del riesgo de candidiasis vaginal.
Cambios similares en la vejiga y la uretra pueden incrementar síntomas como polaquiuria y tenesmo vesical y hay un aumento del riesgo de una infección urinaria después de la menopausia.
Los sofocos, las alteraciones en el estado anímico, los dolores de cabeza y las alteraciones en el sueño son también síntomas comunes que se presentan durante la menopausia. Las causas de estos cambios aún no se comprenden bien, pero también se relacionan con la disminución en la cantidad de estrógenos producidos por los ovarios.
El riesgo de osteoporosis es mayor en las mujeres mayores. Esto es causado, en parte, por la disminución en los niveles de estrógeno.

POSIBLES COMPLICACIONES: Algunas mujeres presentan sangrado vaginal después de la menopausia, pero a menudo no es nada de qué preocuparse. Sin embargo, usted debe comentarle al médico si esto ocurre. Puede ser un signo temprano de otros problemas de salud, como miomas o el cáncer. Consulte con el médico si: Está experimentando manchas de sangre entre períodos. Ha tenido 12 meses consecutivos sin período y súbitamente el sangrado vaginal o el manchado comienza de nuevo, incluso así se trate de una cantidad muy pequeña.

La disminución en los niveles de estrógeno ha sido asociada con algunos efectos secundarios a largo plazo, como:
Pérdida ósea y osteoporosis en algunas mujeres
Cambios en los niveles de colesterol y mayor riesgo de cardiopatía.

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA Y EN LA DIETA: No siempre se necesita de las hormonas para reducir los síntomas de la menopausia. Existen muchas medidas que se pueden adoptar para reducirlos:
Cambios en la dieta:
•Evite la cafeína, el alcohol, y los alimentos condimentados.
•Consuma alimentos de soya; la soya contiene estrógenos.
•Consuma suficiente calcio y vitamina D de alimentos y suplementos.
Ejercicio y técnicas de relajación:
•Haga mucho ejercicio.
•Haga los ejercicios de Kegel diariamente. Éstos fortalecen los músculos de la vagina y la pelvis.
•Practique respiraciones lentas y profundas cada vez que comience un sofoco. Trate de tomar 6 respiraciones por minuto.
•Practique yoga, tai chi o meditación.
Otros consejos:
•Vístase con ropa ligera.
•Permanezca sexualmente activa.
•Utilice lubricantes a base de agua durante la relación sexual. Evite productos que tengan químicos.
•Acuda a un acupunturista.

PREVENCIÓN: La menopausia es una parte esperada y natural del desarrollo de una mujer y no es necesario prevenirla. Usted puede reducir el riesgo de problemas a largo plazo, como osteoporosis y cardiopatía, tomando las siguientes medidas:
•Controle la presión arterial, el colesterol y otros factores de riesgo de cardiopatía.
•NO fume, ya que el consumo de cigarrillo puede causar menopausia temprana.
•Consuma una alimentación baja en grasa.
•Haga ejercicio regularmente. Los ejercicios de resistencia ayudan a fortalecer los huesos y mejorar el equilibrio.
•Si muestra signos iniciales de pérdida ósea o tiene un fuerte antecedente familiar de osteoporosis, hable con el médico acerca de los medicamentos que pueden ayudar a detener un debilitamiento mayor.
•Tome calcio y vitamina D.


Entérese de importantes temas relacionados que afectan su salud:
Sustancias perturbadoras del equilibrio hormonal





Hormone Essentials
Mezcla única de siete nutrientes y extractos de hierbas diseñadas para ayudar a fomentar el equilibrio hormonal de manera segura y natural


El estrógeno y la progesterona son las hormonas responsables de las características sexuales y reproductivas femeninas, del ciclo menstrual y de la ovulación. Ambas hormonas están íntimamente relacionadas con la protección y el acondicionamiento de los órganos genitales femeninos internos. Los estrógenos y la progesterona juegan un papel importante en la creación del endometrio (que es la mucosa que cubre el interior del útero). Este revestimiento prepara cada mes la cavidad uterina para un posible embarazo. Un ciclo menstrual normal se inicia con la expulsión de un óvulo que se produce en el ovario. Si el óvulo no es fertilizado por un espermatozoide, la producción de hormonas disminuye de forma natural. Cuando los niveles de progesterona caen, el revestimiento (el endometrio) se desprende del útero a los pocos días. La expulsión de la mucosa que revestía el útero, acompañada de sangre y flujos, es lo que denominamos la menstruación. Este ciclo vuelve a repetirse generalmente cada 28 días. Cuando las mujeres envejecen, hay menos folículos (óvulos) disponibles y los niveles de las hormonas empiezan a fluctuar. Cuando esto empieza a suceder, estamos ante el comienzo un proceso orgánico que llevará a la mujer inevitablemente a la menopausia (o cese definitivo de su período menstrual). La función principal de las hormonas sexuales (estrógenos y progesterona) es garantizar el funcionamiento correcto del ciclo menstrual de la mujer. Durante la menopausia, los niveles de producción de estrógenos y progesterona disminuyen notablemente, produciéndose distintas reacciones del cuerpo humano, que se manifiestan como síntomas de la menopausia. Es muy importante que la mujer, después de pasados los 30 años, se realice exámenes periódicos para medir su nivel de estrógenos y de progesterona. Los datos que salgan de estos análisis, servirán para compararlos con los niveles que tendrán una vez se empiecen a notar los síntomas de la menopausia.

La menopausia se caracteriza por el cese de la función reproductiva y el descenso de los niveles de estrógenos en el cuerpo. La mujer pierde su capacidad para embarazarse, no hay más menstruaciones ni ovulaciones. Este descenso de los niveles hormonales trae consigo cambios en todo el cuerpo. La piel y las mucosas tienden a la sequedad, el tejido adiposo tiende a aumentar, el calcio del hueso tiende a disminuir (osteopenia/osteoporosis), el aparato cardiovascular deja de tener el efecto protector de las hormonas femeninas y aumenta el riesgo de fenómenos vasculares, anginas de pecho e infartos. A nivel metabólico puede aparecer hipotiroidismo, hipercolesterolemia, intolerancia a los hidratos de carbono y diabetes del adulto. La alimentación debe ser de menor aporte calórico, con refuerzo en el contenido de calcio y se debe asociar siempre la actividad física aeróbica al menos tres veces por semana. El estado de ánimo debe estimularse en forma positiva tratando de mantener actividad física, mental y sexual en esta etapa, ya que muchas mujeres tienden a desarrollar síntomas depresivos.

Los vaivenes hormonales son parte de los procesos fisiológicos del cuerpo. Estos cambios naturales constituyen un verdadero desafío para muchas mujeres. En algunas mujeres estos cambios traen aparejados gran desasosiego y disconfort por lo cual se debe tratar de intervenir al respecto para no deteriorar la calidad de vida. Hormone Essentials es una mezcla de nutrientes y extractos de hierbas especialmente formulado para las necesidades únicas de las mujeres menopáusicas.
La vitamina B-6, el magnesio, el Cohosh Negro (Cimicifuga racemosa), el Dong Quai (Angelica sinensis), el Sauzgatillo (Vitex agnus_castus), el Motherwort (Leonurus cardiac) y el extracto de Soya, son los fundamentos de ésta mezcla única de siete nutrientes y extractos de hierbas diseñadas para ayudar a fomentar el equilibrio hormonal de manera segura y natural.

Ver más información del producto


Para conocer más acerca de las hormonas femeninas y su función, como también los cambios hormonales que suceden con la edad, puede consultar los siguientes artículos y documentos:

  • Cambios hormonales en la mujer adulta
  • Menopausia
  • El peligro de los xenoestrógenos
  • Cambios en la producción hormonal por el envejecimiento
  • Cambios hormonales con la edad



    Menopause Essentials
    Apoyo de hierbas para aliviar el malestar menstrual mensual y la transición a la etapa de la menopausia

    Durante cada período mestrual ocurren cambios hormonales. El ciclo femenino dura 28 días y está atravesado alrededor de su 14vo día por el momento de la ovulación. Por lo tanto se podría dividir en una primer mitad (fase folicular o estrogénica) y otra segunda mitad (fase lutea o progestacional). En medio de ellas se produce la ovulación. En la primera mitad la mujer se prepara para la ovulación, es un momento de mayor alerta, deseo e instinto sexual ya que el fin de la ovulación es lograr el embarazo. Generalmente el cuerpo se siente saludable, libre de hinchazón, el animo suele ser bueno, el apetito conservado. En el momento de la ovulación algunas mujeres perciben algún tipo de dolor en la zona del hemiabdomen inferior pero más frecuentemente es imperceptible. Luego de ovular el ovario produce progesterona, que es la hormona que rige esta segunda fase del ciclo. Si hubiera fecundación ésta también nutre al embrión al inicio del embarazo. Si no hay fertilización, los niveles de progesterona se mantienen unos 15 días y luego caen para dar origen a una nueva menstruación y así el ciclo se reinicia. La progesterona induce algunos cambios en el cuerpo como un leve aumento de la temperatura corporal, retención de líquidos, tensión mamaria, distensión abdominal, se hace lento el tránsito intestinal, constipación, sequedad genital, labilidad emocional y cambios en el apetito.
    Por su parte la etapa de la menopausia se caracteriza por el cese de la función reproductiva y el descenso de los niveles de estrógenos en el cuerpo. La mujer pierde su capacidad para embarazarse, no hay más menstruaciones ni ovulaciones. Este descenso de los niveles hormonales trae consigo cambios en todo el cuerpo. La piel y las mucosas tienden a la sequedad, el tejido adiposo tiende a aumentar, el calcio del hueso tiende a disminuir (osteopenia/osteoporosis), el aparato cardiovascular deja de tener el efecto protector de las hormonas femeninas y aumenta el riesgo de fenómenos vasculares, anginas de pecho e infartos. A nivel metabólico puede aparecer hipotiroidismo, hipercolesterolemia, intolerancia a los hidratos de carbono y diabetes del adulto. La alimentación debe ser de menor aporte calórico, con refuerzo en el contenido de calcio y se debe asociar siempre la actividad física aeróbica al menos tres veces por semana. El estado de ánimo debe estimularse en forma positiva tratando de mantener actividad física, mental y sexual en esta etapa, ya que muchas mujeres tienden a desarrollar síntomas depresivos.

    En cuanto al dolor menstrual o dismenorrea, es un trastorno común en un alto porcentaje de las mujeres. El dolor menstrual se puede presentar como una simple molestia o como dolores agudos, espasmódicos que se manifiestan en la parte baja de la espalda y del abdomen, calambres en las piernas y otros síntomas como mareos, dolores de cabeza, vómitos y pueden durar algunas horas o varios días. Las mujeres que sufren de este malestar general, del cual aun no se sabe a ciencia cierta cual es su origen, no pueden eliminarlos por completo.

    De otra parte, el desequilibrio hormonal de la premenopausia, la menopausia y la fatiga adrenal ocasiona un número de síntomas que pueden contribuir y conducir a la persona a sufrir cambios en su estado de ánimo, pues las hormonas y los cambios del estado de ánimo están muy relacionados. Los bochornos o calores y el insomnio provocan fatiga y ésta a su vez contribuye a los cambios en el estado de ánimo. Cuando el cuerpo de una mujer pasa por un sin número de cosas, es difícil mantener la paciencia y la capacidad de ser razonable. A menudo, estos síntomas pueden causar cambios en el estado de ánimo. Sin embargo, existe una correlación directa entre las hormonas y los cambios en el estado de ánimo. En la menopausia, las hormonas de las que su cuerpo depende para regular las emociones están fluctuando constantemente y fuera de control. El estrógeno, una hormona de gran importancia que puede disminuir drásticamente o que se agota en la menopausia, influye en la producción de una hormona llamada serotonina. La serotonina es un neurotransmisor que regula el estado de ánimo. La fluctuación del estrógeno provoca un incremento en la producción de la serotonina que en turnos agudiza la sensibilidad emocional. A medida que el estrógeno fluctúa, la serotonina fluctúa y como resultado los estados de ánimo también fluctúan.

    Menopause Essentials un producto natural para apoyar a la mujer ofreciéndole: Apoyo de hierbas para aliviar el malestar menstrual mensual; una combinación de la nutrición omega-6 del aceite de semilla de grosella negro y extractos con garantía de potencia; los extractos estandarizados de sauzgatillo, dong quai y más para calmar los síntomas del cambio en la etapa media de su vida.

    Ver información del producto


    Menopause Formula
    Medicina homeopática para el alivio temporal de los síntomas de la menopausia



    Las mujeres pueden encontrar el alivio de los síntomas de la menopausia con Menopausia Formula, medicina homeopática de la Dra. Barbara Hendel. Este tratamiento homeopático alivia temporalmente la irritabilidad, sudores nocturnos y el insomnio asociado con la menopausia. La Dra Barbara Hendel, tiene más de 20 años de experiencia tratando a los pacientes en Alemania que utilizan combinaciones de remedios homeopáticos individuales.

    Cada comprimido de 300 mg de Menopause Formula contiene ingredientes activos como: Cimicifuga racemosa 4X; mutus12X Lachesis; Oophorinum 12X; Lilium tigrinum 4X; Platinum metallicum 12X, 12X Pulsatilla; Sanguinaria canadensis 6X; Sepia 12X; Zincum valerianicum 3X. Como ingredientes inactivos contiene: lactosa USP, magnesio.

    Ver más información del producto...


    Consultar información adicional sobre Otros Productos para el Equilibrio Hormonal aquí



    Acido Fólico
    Esencial para la salud prenatal


    El ácido fólico, una vitamina esencial para la vida, pertenece al Complejo B, y se encuentra presente como folato en los vegetales de hojas verdes como espinaca, lechuga, hojas de nabo, hojas de mostaza, hojas de coles y repollo chino; brócoli; coles de Bruselas; espárragos; alcachofas; coliflor; papas o patatas; remolachas; cebollas verdes; pimientos rojos. oscuras como espinaca, acelga, col, berro; las leguminosas como los chícharos y otros frijoles; los cereales integrales; nueces y frutos secos; la soya, el maní y mantequilla de maní; el hígado y el huevo, y algunas frutas como la naranja, plátano, melón, papaya, frambuesa; en frutos como el aguacate. El ácido fólico es la forma artificial del folato.

    El ácido fólico ayuda a que su cuerpo produzca células nuevas saludables. Todas las personas necesitan ácido fólico. Sin embargo, el ácido fólico es especialmente importante para las mujeres capaces de quedar embarazadas. Cuando una mujer tiene suficiente ácido fólico en su cuerpo antes del embarazo y durante éste, puede prevenir defectos congénitos importantes en el cerebro o la columna vertebral de su bebé, como la espina bífida. Todas las mujeres que pueden quedar embarazadas necesitan 400 a 800 microgramos (400 a 800 mcg., o 0.4 a 0.8 mg.) de ácido fólico por día, incluso si usan métodos anticonceptivos o no planean quedar embarazadas. Esto se debe a que los defectos congénitos del cerebro o la columna vertebral se producen en las primeras etapas del embarazo, a menudo antes de que la mujer sepa que está embarazada. Cuando se entera de que está embarazada, podría ser demasiado tarde para prevenir estos defectos congénitos.

    Complementemos aún más el por qué las mujeres necesitan ácido fólico: el ácido fólico ayuda a conservar la salud de la sangre. No consumir suficiente ácido fólico puede causar un tipo de anemia. Tener anemia significa que usted tiene menos glóbulos rojos sanos que lo normal. Esto dificulta que su sangre transporte suficiente oxígeno a todo su cuerpo. Signos de que usted puede tener anemia son: sentirse muy cansada, tener dolor de cabeza, tener dolor en la boca y en la lengua, tener piel pálida. Es muy beneficioso en la menopausia ya que parece favorecer el mantenimiento de los niveles de estrógenos.
    Como se ha señalado, el ácido fólico puede ayudar a prevenir algunos defectos congénitos (problemas con el bebé). Consumir suficiente ácido fólico antes y durante el embarazo puede ayudar a prevenir ciertos defectos en la columna vertebral y el cerebro del bebé: espina bífida (problemas de columna vertebral que genera discapacidad de por vida), anencefalia (no se desarrolla una gran parte del cerebro o nada de él; los bebés con este problema mueren antes o poco después del parto).
    Los expertos consideran que el ácido fólico también puede ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer, la enfermedad de Alzheimer, la pérdida auditiva con el envejecimiento. También promueve la salud cardiovascular al ayudar a neutralizar la homocisteína. La American Heart Association (AHA) señala que podría disminuir la incidencia de Isquemia coronaria y otros problemas cardiovasculares como el Infarto. En el caso del cáncer de colon también parece importante tener unos buenos niveles de ácido fólico junto a una buena dieta y evitar la obesidad y el alcohol.

    Ver más información del producto...

    Si desea consultar información sobre comentarios e investigaciones acerca de los usos del cartílago de tiburón puede consultar los siguientes artículos:

  • Folato (Acido Fólico)
  • Acido Fólico y Embarazo
  • Acido Fólico. Hoja de datos


  • Vitamina B-12 & Acido Fólico
    Apoyo a la salud cardiovascular por su función en la estimulación de la producción de glóbulos rojos


    La Vitamina B12, o también conocida como cobalamina, es un componente propio del organismo y del metabolismo humano; se encuentra almacenada principalmente en el hígado humano, y el metabolismo la va utilizando a medida que el cuerpo lo va requiriendo. La vitamina B12 no se encuentra en fuentes vegetales, ni en verduras ni en frutas, ya que es una vitamina que metaboliza el propio cuerpo vivo. La podemos encontrar en alimentos de origen animal, donde ya ha sido metabolizada con anterioridad en el mismo hígado del animal. Alimentos con Vitamina B12 pueden ser las vísceras como el hígado, riñones, y en general en todos los productos animales, ya sean huevos, lácteos, carne de vaca y pollo, y en los pescados como el atún y las sardinas.
    En caso de ser vegetariano, la Vitamina B-12 se encontrará en deficiencia en el organismo, por lo que se recomienda asistir a un medico para que recete los suplementos alimenticios que suplirán la necesidad de ingesta de vitamina b12.

    La Vitamina B-12 es importante para el metabolismo. Funciona como una coenzima en varias de las funciones metabólicas del organismo, incluyendo el metabolismo de las grasas, los hidratos de carbono y la síntesis de proteína. También resulta indispensable para la formación de nuestros glóbulos rojos, para la regeneración de todos los tejidos y el crecimiento corporal. Además, contribuye a la elaboración del ADN, el material genético presente en todas las células. También previene un tipo de anemia, denominada anemia megaloblástica, que provoca cansancio y debilidad en las personas. Es fundamental para el correcto desarrollo del sistema nervioso central que incluye el cerebro y la médula ósea, ya que mantiene sana la vaina de mielina de las células nerviosas; también participa en la síntesis de los neurotransmisores. Es necesaria para la transformación de los ácidos grasos en energía, por lo que es muy importante para evitar la fatiga constante. Colabora también en mantener las reservas de energía en los músculos. La vitamina B-12 absorbe rápidamente el alcohol, por lo que ayuda a prevenir o a bajar el impacto de la resaca post alcoholismo.
    El ácido fólico se incluye en esta fórmula (400 mcg.), ya que es reconocido por su capacidad para promover la biodisponibilidad de la Vitamina B-12 mientras actúa como asociada natural en los niveles de homocisteína saludables, y en la estimulación de la reproducción de las células madre sanguíneas.

    Ver más información del producto.....

    Si desea conocer más acerca de la naturaleza y beneficios de la Vitamina B 12, puede consultar los siguientes artículos:

  • Vitamina B12: suplemento dietético.
  • Vitamina B12
  • Aprenda más sobre la deficiencia de Vitamina B12
  • Anemia por deficiencia de Vitamina B12








  • Ubícanos en Bogotá D.C. Colombia:

    Amplíalo con un clic

    Distribuidores Independientes Internacionales
    de
    Factores de
    Transferencia
    y
    Productos Naturales
    para la
    Salud
    y
    el Bienestar


    E-mails: epedraza@colombialomejor.com
    epedraza2006@gmail.com
    eduardopedraza2007@hotmail.com
    eduardopedraza2007@yahoo.com

    Messenger:
    eduardopedraza2007@hotmail.com
    eduardopedraza2007@yahoo.com

    Skype:
    eduardo.pedraza
    (llamada telefónica, videoconferencia y chat gratuitos de PC a PC desde cualquier parte del Mundo)
    Teléfonos:
    Celular:

    310 337 7049
    310 859 3076
    317 481 5723
    301 440 3417
    Fijos
    372 7271
    278 7852
    286 3237
    Telefax
    3727271
    281 4335
    Bogotá, D.C.
    Colombia

    Si llama desde el Exterior, marque antes el Indicativo 57 y luego agregue el número de teléfono celular correspondiente; si es a fijos agregue antes el 571.

       

    La información contenida en esta Web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnóstico médico, psicológico o de ningún otro tipo. De ninguna forma intenta sustituir el consejo de un profesional medico. Las decisiones relativas a la salud de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente. La información aquí suministrada complementa la atención recibida por su médico.
     

    INICIO  |  CONTÁCTENOS

    Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
    Todos los Derechos Reservados.