Los Factores de Transferencia

Los Factores de Transferencia son moléculas mensajeras inmunológicas naturales residentes en todos los mamíferos, que transmiten información al sistema inmunológico (que es algo así como un "Ministerio de Defensa" del cuerpo) sobre la presencia de agresores ya sea externos o internos que amenazan la salud y sobre cómo responder adecuadamente. Como tal, los Factores de Transferencia son un complejo sistema de comunicación inmune. La Naturaleza lo diseñó para transferir inteligencia inmunitaria de un sistema inmune a otro, tal como ocurre entre la madre y el bebé mediante el calostro.

Los factores de transferencia están presentes en el calostro femenino, es decir, la leche materna de las primeras 30-34 horas; también se encuentra en el calostro de vaca (que son junto con el de la elefanta, son los más parecidos al calostro femenino), en el calostro de la elefanta, la yema de huevo de gallina y la sangre humana, entre otros.



Se sabe que los Factores de Transferencia existen en muchísimas especies y son iguales, no provocan rechazo en quien los recibe, no son alergénicos. Así, los Factores de Transferencia extraídos del calostro de vaca son seguros y eficaces para los humanos. Los Factores de Transferencia son una “base de datos” de experiencia inmune con caracterización de los agentes nocivos e instrucciones de actuación ante cada amenaza, que capacita a quien la recibe para responder con mayor rapidez ante una amplia variedad de riesgos. También modulan al sistema inmune, evitando errores de activación y actuación, que además del daño para el cuerpo, implican un gasto enorme de una preciosa energía (Hennen, 2003).

Los Factores de Transferencia son un regalo de la naturaleza. Cuando una madre amamanta a su hijo, le transfiere su inmunidad al bebé con la primera leche, denominada calostro. Los elementos inmunológicos más valiosos contenidos en el calostro son los factores de transferencia, que según lo han establecido estudios científicos constituyen una parte vital de la habilidad de nuestro sistema inmunológico para enfrentarse con amenazas externas, considerándose como el descubrimiento médico del siglo XXI.




El calostro femenino se considera uno de los alimentos más completos de la Naturaleza y además de los factores de transferencia, contiene otros componentes que cumplen funciones fundamentales para la preservación de la vida del bebé. Entre esos componentes se encuentran: Inmunoglobulinas, Lactoferrina, Oligosacáridos, Polipéptidos Ricos en Prolina, Factores de Crecimiento y Reparación, y los Inmunomoduladores de Bajo Peso Molecular (que no son otra cosa que factores de transferencia de menor tamaño).

Comparativamente, el calostro bovino (la primera leche que produce la vaca cuando tiene cría) es muy semejante al calostro femenino. Contiene las mismas fracciones o componentes con excepción de los Oligosacáridos.


Los Factores de Transferencia con su habilidad para estimular el sistema inmunológico en general han demostrado su alto grado de eficacia en el tratamiento de enfermedades de diversa naturaleza: causadas por virus, bacterias, levaduras, hongos; de igual manera en enfermedades autoinmunes (por ejemplo, lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoides degenerativa, artrosis, diabetes, púrpura trombocitopénica idiopática, fibromialgia, esclerosis, SIDA/VIH, enfermedad de Crohn, etc.), cáncer de todo tipo (de próstata, de pulmón, de colon, de mama, de ovario, gástrico, de hígado, de páncreas, etc.), enfermedades neurológicas (Alzheimer, Parkinson, epilepsia), etc..

De manera general los factores de transferencia son útiles en el tratamiento de enfermedades tan distintas como el asma, dermatitis atópica, rinitis, artritis reumatoide, psoriasis, esclerosis múltiple, cáncer, leucemia, diabetes, VIH, hepatitis B y C, herpes, ulcera duodenal, tuberculosis o la insuficiencia renal crónica, entre muchas otras.

Los Factores de Transferencia se han utilizado con éxito en el mundo como coadyuvantes en el tratamiento de las más diversas enfermedades, entre ellas:

Bacterianas:

  • Bacterianas: estreptococos, estafilococos, pseudomonas, escherichia coli,salmonella, helicobacter pilori , etc.
  • Bacterianas crónicas: lepra, tuberculosis, clamidia, micoplasma, sífilis, gonorrea, propionibacterium acneiformis.

    Parasitarias:
  • Parasitarias intestinales: ascaris, amibiasis, schistosomiasis, criptosporidio.
  • Parasitarias sistémicas: toxoplasmosis, leishmaniasis, enfermedad de Chagas.

    Micosis:
    Candidiasis cutánea, vaginal e intestinal, histoplasmosis.

    Virales:
    Influenza, sarampión, hepatitis A, B, C, herpes simple, herpes ocular, herpes vaginal, herpes tipo 6, herpes zoster, citomegalovirus, epstein barr virus, dengue clásico, rino y reo virus catarrales.

    Autoinmunes:
  • Esclerosis múltiple y Lateral Amiotrófica
  • Púrpura trombocitopenica idiopatica PTI
  • Uveitis
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerativa idiopatica
  • Psoriasis
  • Vitiligo
  • Rosacea
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Artritis reumatoide
  • Diabetes
  • Esclerodermia
  • Granulomatosis pulmonar
  • Tiroiditis de Hashimoto y Riedel
  • Hipertiroidismo e hipotiroidismo con anticuerpos antitiroideos
  • Exoftalmia maligna
  • Myastemia gravis
  • Síndrome o Enfermedad de Raynaud
  • Enfermedad de Graves
  • Fiebre Reumatoide
  • Incompatibilidad cervico-espermática

    Alergias
  • Rinitis alérgica y rinosinusitis
  • Asma
  • Bronquitis crónica
  • Dermatitis atópica
  • Urticarias


  • Inmunosupresión adquirida o secundaria
  • Cáncer
  • Leucemia: linfocítica
  • Mieloma múltiple
  • Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)
  • Depresión inmunológica secundaria: radio y quimioterapia, cortisona y otros fármacos.
  • Granulopenia y agranulocitosis secundarias

    Otras
  • Alzheimer
  • Autismo y seudo autismo
  • Parkinson
  • Post-ACV
  • Enfermedad de Paget
  • Envejecimiento acelerado sin causa aparente
  • Epilepsia y otras disritmias
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Fibromialgia
  • Artritis, Artrosis

    También en:
    Cirugía:
  • Preoperatorio
  • Postoperatorio
  • Dehiscencia de incisiones
  • Abscesos angulares
  • Sepsis de puntos totales

    Odontología
  • Gingivitis séptica
  • Gingivitis traumática
  • Gingivitis atrófica nutricional
  • Glositis
  • Abscesos
  • Cavidades con pulpa expuesta
  • Queilitis angular
  • Leucoplasias y metaplasias
  • Cáncer Orofaringeo

    Otras enfermedades en cuyo tratamiento pueden ser útiles los Factores de Transferencia:
  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Colesterol y triglicéridos elevados



    Consúltenos su caso particular...
    Escribiéndonos al mail Consultas
    O enviando mensaje o llamando por WhatsApp al: +57 3103377049


    Para mayor información acerca de los beneficios del Factor de Transferencia consulte Factores de Transferencia


















  •  

    Este sitio es exclusivamente informativo. La información presentada es solo de carácter general y educativo. Nada de lo que se muestra aquí por su(s) autor(es) deberá ser interpretado como una forma de diagnóstico, tratamiento o prescripción. El lector debe consultar a su medico tratante antes de usar cualquier información que se muestre en este sitio, ya sea por razones de salud o por cualquiera otra. Nada en este sitio de Internet pretende sustituir al consejo medico profesional o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica.

    INICIO  |   CONTÁCTENOS

    Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
    Todos los Derechos Reservados.